História


1927 – 1986: primera generación _ los principios de la empresa familiar

Francisco Conesa Fernández, mecánico, creó la empresa Talleres Conesa en el año 1927. La empresa se dedicaba a la producción de máquinas para la fabricación de botellas de cristal en un modesto local del Poble Nou, en la C/ Pedro IV de Barcelona. Este fue el inicio del negocio familiar que ha perdurado hasta hoy.

Francisco Conesa Fernandez and early workshop

Dedicado inicialmente a la fabricación de moldes para botellas de cristal, fue mejorando la capacidad, el conocimiento y la tecnología hasta llegar a la fabricación de máquinas de producción en serie de botellas, que vendía para toda España.

Posteriormente añadió la fabricación de moldes para baquelita hasta crear su propia línea de productos: interruptores y enchufes.

Durante la Guerra Civil española, de 1936 a 1939, por imposición se llegó a fabricar recambios de armamento durante las épocas de guerra, como muchos otros talleres de las grandes ciudades bajo el control del sindicato anarquista CNT.

Después de la Guerra Civil, la empresa siguió con su actividad de fabricación de interruptores y enchufes, a los que Francisco Conesa dio la marca de FranCon; desafortunadamente, al parecerse demasiado al apellido del Caudillo, Franco, el nombre fue considerado como despectivo, y el gobierno franquista frenó la distribución de sus productos.

Francisco Conesa Fernández decidió volver a la actividad de producción de moldes que había sido la especialidad inicial de Talleres Conesa. Esta vez, dejó la industria del cristal para la de las piezas de chapa, dedicándose a la producción de moldes de inyección de aluminio y matrices de estampación de chapa. En 1940 había llegado a España la empresa Pegaso, fabricante de camiones y coches deportivos, para la cual Talleres Conesa produjo matrices de estampación de chapa. Proveyó también matrices y moldes a SEAT, y trabajó durante un tiempo para Renault Valladolid.

1986 – 2005: segunda generación _ la empresa entra en el siglo XXI

En el año 1986, Francisco Conesa Jové, hijo de Francisco Conesa Fernández, tomó la dirección de Talleres Conesa. A partir de ahí, Talleres Conesa siguió especializándose en la producción de matrices de estampación, así como en la producción de utillajes de precisión para el montaje y el control de piezas.

David Blas Pérez, que podemos ver en la foto a la derecha, entró en la empresa en 1972 y sigue trabajando hoy día en Tecnomatrix como responsable de producción. Es el único miembro de Tecnomatrix que trabajó con las tres generaciones de la familia Conesa, y tenemos la suerte de tenerle desde hace 36 años.

En el año 1998, se creó la empresa Tecnomatrix para aumentar la capacidad de maquinaria de Talleres Conesa. Al caer el mercado de las matrices en Europa Occidental, Talleres Conesa empezó a dedicarse a la producción de útiles de control, para los que el mercado tenía más futuro y era menos competitivo.

David Blas Pérez

2005 – hoy: tercera generación _ Tecnomatrix presente y futuro

En el 2005, Francisco Conesa Jové se jubiló, y sus dos hijos, Xavier e Ignasi Conesa Foix, tomaron la dirección de la empresa. Al proceder de la empresa de ingeniería Barcelona Centre de Tecnologies (BCT), aportaron a la empresa sus conocimientos técnicos y ayudaron a desarrollar y mejorar el nuevo producto estrella de la empresa: los útiles de control dimensional.

Tecnomatrix: 3 generations